Padulcofrade.com  

Presentación del Cartel de la Semana Santa Padul 2004
Presentó Doña María José Arias Arias
(Costalera de la Virgen de las Angustias de Padul)
Centro Cultural Federico García Lorca
8 de febrero del año 2004


Muy buenas tardes Hermanos y amigas del Pueblo de El Padul.

Para comenzar me gustaría resaltar el gran honor que es para mi el estar esta tarde con todos ustedes y agradecer ante todo a aquella gente que ha depositado en mí plena confianza para la presentación del cartel anunciador de la estación de penitencia de este año del Señor 2004.

Me corresponde, quizás la parte más bonita del acto, la menos epistolar y la más práctica, la más estética y artística.

La Junta de Cofradías pretende cuidar esta presentación del cartel anunciador con mucho mimo; porque al fin y al cabo....

¿Qué es un CARTEL?

- Un cartel, es algo más que un papel pegado en cualquier pared, escaparate, etc.

- Un cartel es síntesis, invitación, argumento, predisposición, guiño, expectación y resumen de todo un acontecimiento.

- Y este año, después de 12 años, el cartel de Semana Santa tiene una gran protagonista:

"Ntra. Sra. Virgen de las Angustias"

Y tenemos una poderosa fuente de inspiración, ya que por Ntra. Sra. Virgen de las Angustias, la gente le une una gran devoción además de ser patrona de nuestra ciudad de Granada.

Para conocer un poco la trayectoria de nuestra cofradía voy a realizar una breve reseña de nuestra imagen.

Imagen de vestir de autor desconocido que representa a la virgen sentada al pie de la cruz con el Cristo muerto en su regazo. Esta iconografía es llamada en Granada con la advocación de las Angustias ya que representa a la virgen en su quinta angustia.

Como podemos observar en el cartel, la Virgen contempla a su hijo con la mirada baja, brazos y manos abiertos, apoyados en el Cristo que se extiende con finura sobre las piernas de la Virgen.

Por su bello rostro resbalan cuatro lágrimas (dos en cada mejilla), representando la tristeza, amargura y dolor de todo una madre contemplando la agonía del hijo de sus entrañas.

Se viste con una saya de terciopelo negro con piedras preciosas y bordado con hilo de oro.

Además lleva un largo manto de terciopelo negro ricamente bordado con motivos vegetales.

Sobre su cabeza se distingue una corona de plata de un solo imperio y una media luna también de plata situada a los pies de la Virgen.

Tras la Virgen se alza una cruz plana y vacía realizada en plata que porta un sudario ampuloso anudado en los brazos de la cruz y bordado con motivos pasionistas y eucarísticos.

El trono está realizado en madera tallada en cuadrículas y dorado en láminas de pan de oro con cuatro cartelas donde se representa el escudo de la cofradía (águilas imperiales y símbolos eucarísticos).

El paso se contempla con una original peana tallada y dorada donde presenta algunos lugares pinturas en tonos azulados.

Tras haber realizado una breve reseña de nuestra imagen, ahora voy a comentar un poco como surgió el cuerpo de costaleras de "Ntra. Sra. Virgen de las Angustias".

En 1991 cuando José Arias Martín el Viernes Santo por la mañana arreglaba a la Virgen, observó a un grupo de muchachas que entraban al interior de la Ermita y se quedaron contemplando con gran admiración y expectación la gran belleza que desprendía esta imagen, de manera que sin pensarlo, de un impulso y sin poder reprimir sus sentimientos se acercó y les comentó que si querían ser "ELLAS", las que el próximo Viernes Santo procesionasen a la Virgen por las calles de nuestro pueblo.

Estas, se quedaron muy sorprendidas y sin mediar palabra alguna, salieron de la Ermita, pero..., la emoción, ilusión e entusiasmo fue tal que les empezó a correr por las venas el gusanillo, ¿sería quizás, el principio de una gran aventura?

José creyó que estas muchachas no volverían, pero su asombro fue mucho mayor cuando el mismo día por la tarde se presentaron en la Ermita para comentarle que "estaban dispuestas" y así comenzaron a embarcarse en esa gran aventura de formar el cuerpo de costaleras, y del cual muchas paduleñas hemos tenido el privilegio de formar parte de el.

La primera reunión se celebró en la puerta de la Iglesia, con el fin de realizar un compromiso firme y formal. Y prometer ante la casa del Señor, de que el año próximo la Virgen de las Angustias saldría a hombros del Primer Cuerpo de Costaleras de nuestro pueblo de El Padul.

Tras haber problemas de índole económico para acometer gastos de parihuela, trajes, etc., todos ellos fueron sufragados por las propias costaleras, en forma de fianza que posteriormente se les devolvería.

La idea de las ropas así como el de portar a un hombro a Nuestra Virgen fue tomada de "Santa María de la Alhambra", ya que también es la imagen de la Virgen de las Angustias.

Al principio poca gente fue la que nos apoyó y depositó plena confianza y fe en este grupo de muchachas, diciendo que estábamos "locas" por ello es de agradecer a todos aquellos que nos apoyaron de forma incondicional y desinteresada para que este gran "proyecto" saliese para adelante, como puede ser la cofradía del "Nazareno", dándonos un gran apoyo moral, Joseico Villena poniendo a nuestra disposición su casa, a Pepe Villanueva, por sus ratos dedicados y gran paciencia requerida para la creación de este grupo, así como a la familia Arias García, los cuales día a día se preocupan y trabajan para que nuestra Virgen salga cada año a procesionar el Viernes Santo, y como no a todas aquellas muchachas que depositaron toda su fe y confianza para demostrar a todos que no estaban "locas" y que el Viernes Santo pasearían a su Virgen por las calles de El Padul.

Llega el ¡Viernes Santo!

Todo está dispuesto para que comience lo que es una auténtica manifestación de fe católica, unión, cordialidad, etc., todo ello auspiciado por el fervor y la devoción que todos le profesan a cada uno de los pasos que componen la estación de Penitencia del Viernes Santo.

Ellos (los penitentes) y ellas (las camareras), pasan majestuosos en sus pasos procesionales, y desde allí van a presidir, con la única luz que les brinda la cera blanca difuminada en una nube de incienso que dota de una mayor autenticidad, si cabe, a esta maravillosa "Fiesta".

A1 poco tiempo, el silencio monacal irrumpe en el interior de la Ermita que contrastará con el bullicio y algarabía que se advera puertas afuera. Se oyen los postigos, poco a poco se van abriendo las grandes puertas de la Ermita, ¡Qué Bonito!, conforme se van aperturando, al fondo se ve la grandiosa, la mejor, la más bella de entre las bellas, SÍ, es ella Ntra. Sra. Virgen de las Angustias, portada a un hombro por nuestras hermanas costaleras. Al mirarla a los ojos siento su gran expresión de dolor a la vez que su gran alegría y satisfacción por conseguir reunir bajo su manto a todas aquellas muchachas, con un solo pensamiento bueno en su corazón, el procesionar a ELLA (Virgen de las Angustias), por las calles de nuestro pueblo de El Padul, con la elegancia y el buen saber que todas ellas saben, al unísono de la voz de mando de nuestra hermana capataza.

En las inmediaciones de la puerta de la Ermita la gente se amontona, ya que todos quieren ser testigos cualificados y privilegiados de una de las estampas más bellas de Semana Santa y esperan de forma expectante la salida triunfal por la puerta de la Ermita en manos de todas las hermanas costaleras.

Se hizo el silencio y en el interior de la Ermita, se oye el cántico de nuestra himno "Bajo tu manto", ¡que bonito!, es el punto crucial y culminante, el aliento que faltaba para que las costaleras se crezcan aún más si se puede y saquen todo lo que lleven dentro para traspasar el umbral de la Ermita a cuclillas y con el trono en las manos caminando sigilosamente, con tal elegancia, dulzura y entusiasmo indescriptibles, para que la gente que espera, pueda disfrutar de este gran momento.

Una vez fuera se oye entre el gran algarabía, bullicio y esplendor de la noche, las palabras de nuestra hermana capataza:

¡ANIMO MUCHACHAS!
¡SOIS LAS MEJORES!

Palabras elogiosas y poderosas, que nos llenan a todas del suficiente coraje y fuerza para proseguir nuestro camino, hasta culminar de nuevo, en las puertas de la Ermita, hogar donde descansa todo el año el rostro más bello y dulce, la de "Ntra. Sra. Virgen de las Angustias".

Así es, y se espera con gran entusiasmo, la llegada del nuevo año para comenzar de nuevo esa manifestación de unión, fe, humanidad y cordialidad que se respira en vísperas de esta gran Semana de Pasión.

Bueno, para concluir me gustaría resaltar que esto es un CARTEL, que nos recuerda a todos y a cada uno de nosotros que ahora comienza nuestro gran esfuerzo y el más grato. El cartel, queridos amigos, nos recuerda que hemos de prepararnos para lo que ya es inminente. Y cuando vean este cartel, la mayoría de los hermanos cofrades de la Virgen de las Angustias, tendrán muy presentes noches de montaje, ensayos y reuniones. En definitiva, buenos ratos y vivencias, que nos harán recordar y con los que podremos soñar.

Sólo me queda dar testimonio de mi agradecimiento a quienes con su trabajo y buen hacer, han posibilitado la publicación de este cartel. En primer lugar, a la asociación de cofradías de El Padul, a mis compañeras costaleras-cofrades, a los cofrades y en general a todos aquellos que me han apoyado y han permitido que haya sido yo quien goce en este momento del honor de haber realizado esta disertación sobre el Cartel Anunciador de nuestra Semana Santa de El Padul del 2.004.

Y por último, a todos ustedes por la atención y consideraciones prestadas.

MUCHAS GRACIAS.

Volver al inicio


Volver al inicio
Inicio

Página anterior
Página anterior

Descargar en formato zip

Subir