Padulcofrade.com  

Presentación del Cartel de la Cofradía de la Sagrada Cena 2005
Presentó Don Carlos Luís Martínez Domínguez
Málaga, 5 de febrero de 2005


Según las Sagradas Escrituras, Jesús y sus discípulos celebraron la Última Cena el Jueves Santo, el día antes de la Pasión y muerte del Señor. En esa Cena Pascual Cristo instituyó la Eucaristía y el Sacerdocio.

Rvdo Sr. Director Espiritual, Dignísimas Autoridades, Sr. Hermano Mayor y Junta de Gobierno de la Real y Muy Ilustre Hermandad de la Sagrada Cena Sacramental de Nuestro Señor Jesucristo y María Santísima de la Paz. Ilustre Pintora Dª. Rosario Alarcón García; Sres. Hermanos Mayores y Representantes de Archicofradías, Cofradías y Hermandades, Medios de Comunicación. Cofrades, Señoras, Sres...

La tradición se cumple celebrando año tras año en fechas de Cuaresma o próximas a la misma, la presentación a la sociedad cofrade de lo que a partir de ese momento va a ser el Cartel de Salida Procesional de esta Real y Muy Ilustre Hermandad.

En esta ocasión, este humilde orador sin referencias poéticas, literarias o sociales ha tenido el Honor y Dignidad de recibir el encargo de esta Generosa, Hermandad de ser el presentador del Cartel de la Salida procesional correspondiente al presente año 2005, así como de su Autora, por lo que ante este Senado me presento, agradeciendo desde lo más profundo de mi corazón tan Alta distinción, así como abrumado por las palabras de presentación.

Gran duda y preocupación me embarga ante la situación de que haya un gran distanciamiento entre lo que se diga y oiga pidiendo de antemano benevolencia a este auditorio por la torpeza de mis palabras.

Palabras que quiero e intento convertir en oración a través de la Pintura de Rosario Alarcón , que nos eleven y permitan acercarnos a Nuestro Señor Jesucristo que bajó a la tierra para sellar la alianza eterna y redimirnos de nuestras faltas.

Por eso, querida Rosario mil gracias por trasmitirnos tu alma y corazón de artista, tu sentir Cofrade, a través del Arte...

Cartel, Tú eres el protagonista de encuentros y de voluntades. Llegó el momento, para eso fuiste concebido por la Artista que plasmó en el lienzo el amplio espectro de colores que conforma una auténtica estampa malagueña: La Cofradía de la Sagrada Cena Sacramental.

A partir de este momento tuya será la palabra y tuyo el Sentimiento…

El Señor de la Sagrada Cena Sacramental ya está en la calle, visible ante los ojos que lo ven en lo invisible y ante aquellos que son incapaces de encontrarlo entre las tinieblas de la vida. Celebrando con el pueblo malagueño el Acto más importante de los que conforman nuestra Sagrada Liturgia. La Institución del Pan y del Vino como elementos fundamentales en el alimento de nuestras almas.

Y para ello, La artista ha preferido situar a Nuestro Padre Jesús en un entorno tan natural como es la Alameda Principal para que sepamos y comprendamos que la Cena pertenece a Málaga entera y la Cofradía discurre de forma natural.

"La pintura que hoy se presenta, es un auténtico cartel de Semana Santa”.

Cualquier malagueño que lo vea, a poco que observe, podrá apreciar todo un compendio de mensajes evangélicos en el mismo

Yo soy la luz de la vida el que me siga no andará en tinieblas,
sino que tendrá la luz eterna”.

Luz reflejada en un rostro sereno, lleno de plenitud y belleza

”Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre
es verdadera bebida” (In. 6, 55)

“Haced en memoria mía”

Nuestro Padre Jesús se asienta en la Alameda para rodearse de sus amados discípulos e invitar a sus hijos, la Málaga creyente, en la Institución del Acto fundamental de nuestra forma de sentir esos principios, la Sagrada Cena; y hacernos entrega de un testigo en forma de Cruz para seguirla, porque Ella es la que guía los caminos nazarenos. Los caminos que se recorren tomando cada uno su particular cruz y siguiendo a Cristo.

Precisamente por eso, la Hermandad y sus Cofrades han querido que tu Imagen Regia y Soberana llegue a nuestros hogares y los rincones de la ciudad en forma de un Cartel muy especial, creado por un alma sensible... el alma de Rosario Alarcón que al contemplarte, desate en nuestros corazones el sentimiento desbordado que penetrando en todos y cada uno de nosotros nos hable y nos cuente, nos diga y nos hable, convirtiendo cada sensación en un cúmulo de sentimientos renovados.

Cartel, Málaga te espera impaciente y espera a un Cristo de rostro hermoso, dulce y sereno que causa asombro, admiración y que con la ternura de un Padre nos consuela, mientras sus labios parecen querer pronunciar palabras de perdón y sus ojos semiabiertos esperan una mirada a la que corresponder, sabiendo de la Traición pactada y de la inminente Pasión que ha de acontecer.

Por eso, querida Rosario Alarcón mil gracias por trasmitirnos tu alma y corazón de artista, tu sentir Cofrade, en este trabajo.

Nuestra Artista, se presentó artísticamente en el mundo Cofrade Malagueño durante la pasada Cuaresma de 2004. Algunos de los aquí presentes quedamos prendados de su espiritualidad y sencillez, porque su pintura es un “Puro Sentimiento”

Rosario Alarcón es una eminente Pintora, Gran Persona, Sencilla, Amable, Desprendida, Amiga de sus amigos y sobre todo humilde y sincera.

Posee un amplio Currículum aunque ella no quiera darle importancia al mismo.

Comienza desde muy joven al descubrir desde temprana edad una gran inclinación por el género del retrato.

Con orgullo lleva a Gala el ser “Autodidacta” y sus cuadros en número superior a 300, se encuentran repartidos por toda la Geografía nacional.

Sin embargo, yo destacaría como Cualidades Impulsoras de su obra, su constancia, sencillez, fuerza de voluntad y la espiritualidad que sabe imprimir a todo lo que realiza.

Enamorada de Málaga y su Semana Santa. Se desplaza a nuestra ciudad con bastante frecuencia y aprovecha estas escapadas para impregnarse en el silencio de nuestras Iglesias de ese aroma y misticismo que desprenden nuestras Imágenes de Pasión.

Sin embargo su corazón cofrade está asentado en las Imágenes de Nuestro Padre Jesús Nazareno y su madre Nuestra Señora de la Soledad en la bonita localidad de Setenil de las Bodegas.

Domina las técnicas del Óleo, Pastel y Sanguina compartiendo sus conocimientos con sus vecinos al ser Monitora de Pintura del Ilmo. Ayuntamiento de esa Localidad.

Tras lo dicho, este presentador tiene el Honor de resumirles la trayectoria de Charo con el siguiente título:

El Nazareno del lienzo, el pincel y los sentimientos.

Cartel, Tú eres y serás el protagonista de encuentros y de voluntades. Llegó el momento, para eso fuiste concebido por la Artista que plasmó en el lienzo la oración y el te quiero de un sábado por la mañana en el silencio de tu Salón de Tronos.

Me contaron Cartel cómo la artista al inicio de la obra, rezaba y hablaba, hablaba y rezaba ante el caballete sin atreverse a realizar trazo alguno; y como el lienzo sentía el temblor de su pulso cada vez que le acercaba el pincel.

Me contaron, como le pedías que llenase de sentimientos cada rincón del lienzo para que el resultado se convirtiese en túnica nazarena y sin embargo sus manos se resistían.

No fue un intento, ni dos; aquí se cumplió el refrán que a la tercera va la vencida, pues la artista sentía en su corazón y en su alma algo mucho más sublime de lo que sus pinceles plasmaban.

Creo que ese caballete tan especial tuvo algo que ver en el arranque del trabajo, pues las manos que lo hicieron son tu fuente de energía. Son las manos de tu padre, un buen hombre llamado Antonio.

Cartel habla y dinos que el lienzo, es la túnica que arropa cada momento, cada línea, cada punto, cada dialogo, cada emoción y cada trocito del corazón de Charo... su autora.

Málaga, espera impaciente, que se descubra este cuadro y espera a un Cristo de rostro sencillo, que al son de Malagueñas, nos invita con vino moscatel de nuestra Axarquía a participar del magno banquete Eucarístico.

En los días previos a esta presentación muchas han sido las veces que ante esta Imagen me he deleitado sentándome ante ella, e imaginar que el lienzo y el óleo cobran vida, haciendo llegar hasta mí la brisa de la tarde, el clamor del gentío, el cante profundo de una saeta, e incluso el eco lejano de los compases de una marcha que me indican que de nuevo se ha levantado el trono de la Señora, para reanudar lenta y graciosamente su triunfal recorrido por las calles malagueñas.

En el cuadro, al fondo, vislumbraremos a la Virgen y Señora de la Paz que en su Trono de plata va caminando con paso acelerado para ir al encuentro de su Hijo mientras reparte por doquier ese Don tan maravilloso y deseado como es su tan necesitada advocación.

Dulce Señora de la Paz, haz que un día no lejano podamos dirigirnos unos a otros, como a diario lo hacemos los hombres de buena voluntad. Como lo vienen haciendo esas palomas blancas que anidan y revolotean alrededor de tu casa. Utilizando, como mensaje, tan sólo tu nombre, y como único símbolo, el blanco pañuelo que porta tu mano.

Guapa Señora: Que tu Paz esté con todos nosotros y alcance los más recónditos lugares del planeta.

Cartel, Tuya será la palabra y tuyo el Sentimiento… Gracias mi querida Charo.

El trabajo ya está hecho,
el Cartel ya es la Sagrada Cena Sacramental,
y yo en este estrado te rezo

¡DESCUBRASE EL CUADRO DE LA SAGRADA CENA SACRAMENTAL!

¡ENHORABUENA ILUSTRE ARTISTA!

Una vez contemplada la magnífica Obra con la que Rosario obsequia a esta Cofradía; recreando la visión en el cuadro que tenemos delante, veo la Imagen Soberana de nuestro Cristo, que bajando de su trono se sienta a pie de calle queriendo compartir el pan y el vino con todos y cada uno de los malagueños que han querido acercarse y como buen anfitrión conversa con todos los invitados.

Si en la Eucaristía, tenemos el cuerpo de Cristo bajo las formas del Pan y del Vino, en esta Obra pictórica tenemos la presencia real de Jesucristo como si de una invitación a participar se tratara.

Él sabe que su Pasión es inminente, y nos invita a su última Cena, para entregarnos su testamento:

Un mandato de amor y un sacramento.

Permítanme que haciendo un inciso, les cuente una pequeña historia.

Bien podía haberme llegado en este sobre.

Cierren los ojos y oigan con el corazón.

Como destinatarios del mismo figura la siguiente frase:


INVITACIÓN PARA MIS HIJOS


En la ciudad de Málaga, a cinco de febrero de 2005

Mis Queridísimos hijos: hace muchísimo tiempo que no disfruto de vuestra compañía. Casi no recuerdo exactamente el último día que estuvimos juntos.

Nunca respondéis a mis invitaciones ni a mis llamadas y lógicamente mi corazón de padre está apenado.

¿Por qué os resistís tanto y evitáis el encuentro? ¿no comprendéis que esta situación tan prolongada impide la felicidad que tanto ansiamos?

El Cuadro aquí presente, es una nueva tentativa para el reencuentro y mañana en forma de Cartel, será una Invitación al Banquete que tengo preparado para vosotros.

Mi Madre, María Santísima de la Paz que es la vuestra, también está triste por esta situación y desde el momento que le he comentado mi intención de enviaros esta carta se ha puesto a preparar la mesa y colocado los mejores manteles.

A partir de mañana, os vais a encontrar muchos carteles como éste repartidos por toda la ciudad. ¡Paraos y contempladlos! Con sólo ese gesto, la puerta de mi casa se abrirá para vosotros y nos reencontraremos después de tan larga separación.

El Banquete está servido y los manjares dispuestos.

Será una mesa bien abastecida de pan y amor. No faltéis.
Vuestras sillas están reservadas. Os sentareis a mi derecha y compartiremos el pan eterno que nos alimentará acompañado por el generoso vino de nuestra tierra.

Charlaremos e imagino que muchas cosas me contareis.

Hablaremos de tiempos pasados, de vuestra vida cotidiana, de vuestro trabajo, de vuestras inquietudes, de vuestros proyectos, de vuestros hijos, y posiblemente en esta conversación hasta es posible que encontremos solución a algunos problemas.

Juntos recordaremos y nos ejercitaremos como hace tiempo en el SERVICIO a los demás lavando los pies, levantando a los caídos, luchando por los indefensos, integrando a los excluidos.

Aprenderemos a COMPARTIR alimentando a los hambrientos, fortaleciendo a los débiles, protegiendo a los desvalidos, promocionando a los discapacitados y ofreciendo oportunidades a los que carecen de ellas.

Haremos CONVIVENCIA viviendo en solidaridad, sin parcialidad, sin excluir a nadie, haciendo compañeros y hermanos, comulgando especialmente con los que sufren y están más necesitados.

Y finalizado el Banquete, yo me prepararé para acudir a esa cita que tengo todos los años con esta ciudad. Es el día y mi Hermandad, fiel a su compromiso estatutario lo tendrá todo previsto porque la tradición se ha de cumplir.

Nuestro Sol relucirá como es habitual en esta inigualable ciudad, sus rayos traspasarán el verde palio de la Alameda principal, y la ciudad estará vestida con sus mejores galas.

El recorrido estará impregnado de colorido y expectación. Expectación porque este año salgo por última vez desde mi Casa en la Estación y antes del cambio definitivo debo visitar a todos mis hermanos e indicarles mi nuevo domicilio.. Será en la Calle Compañía muy cerquita de la tienda de los caramelos.

Es el día del amor fraterno. Otros hermanos esperan en las calles, en las esquinas, en las aceras que yo les diga lo que ha acaecido. Esperan impacientes la gran noticia de que hemos estado juntos comiendo para celebrar nuestro reencuentro. Es nuestro día porque nuestro amor que no excluye a nadie, debe circular por los caminos del mundo e invitar a los que se encuentran al margen, a que entren y se sienten en la mesa del Reino con pleno derecho.

Y ahora debo terminar. Recordad que os di un mandamiento nuevo: amaos unos a otros, como yo os he amado.

Mi amor estará siempre pendiente de vosotros y ansío con todas las fuerzas de mi alma y corazón vuestra eterna Felicidad.

Esa es la auténtica causa de que todos los años conmemoremos lo acaecido hace tantísimo tiempo.

Hijos no me abandonéis, no quiero verme solo como hace Dos mil cinco años en ese Gólgota.

Mis brazos os esperan para daros el mas fraternal de los abrazos.

Con todo mi amor.

Vuestro Padre.

Este magnífico cuadro nos recuerda a todos y cada uno de nosotros que ahora comienza nuestro mayor esfuerzo, y a la vez el más grato.

El cartel, queridos amigos, nos indica que hemos de prepararnos para lo que ya es inminente:

Nuestra próxima Salida Procesional del Jueves Santo

Insigne luz que iluminas,
el rostro del Ser divino
mientras el aire salino
resuena entre las bocinas.

Llaman presto al malagueño
para que se acerque y vea
lo que el misterio recrea
y lo invitan con empeño.

¡Esta es la Sagrada Cena!
dulce alimento del alma,
que sacia y produce calma
y la deja de amor llena.

Su Madre, aquí, en la Alameda,
le acompaña ya doliente,
sin duda, teme, presiente,
y llora la pena, queda.

Resumiendo: en este cartel,
con cariño, se os invita
acudiendo a nuestra cita
del Jueves Santo con Él.


Porque Málaga es la legítima heredera de una Sagrada Tradición de más de cuatrocientos años; que hemos heredado de nuestros antepasados y que tenemos la obligación de transmitir a las generaciones venideras por los siglos de los siglos.

Y cuando en la tarde-noche del Jueves Santo, este cartel esté en la calle, en forma de Procesión; cuando el sonido de las cornetas y tambores envuelvan el ambiente; cuando el olor del incienso se mezcle con el azahar para componer una sinfonía de aromas; cuando la Sagrada Cena de Nuestro Señor Jesucristo esté amenizada por el ritmo de una Malagueña; y cuando la Señora de la Paz impregne nuestros corazones para alejar rencores, los Cofrades de esta Ilustre y Real Hermandad recordarán como lejanos esas noches de reuniones, sufrimientos por el retraso de las obras, agobios económicos y un largo etcétera que se transformarán en maravillosos sueños de esperanza.

Hermanos: Que Nuestro Señor Jesucristo en su Sagrada Cena Sacramental y su Bendita Madre María Santísima de la Paz premien todo vuestro esfuerzo, cariño y devoción hacia ellos.

¡Es tu hora Cartel!

Volver al inicio


Volver al inicio
Inicio

Página anterior
Página anterior

Descargar en formato zip

Subir